Guardarrr #9

¿Por qué “guardarrr”?

Read the English version of Guardarrr #9: Why “Guardarrr”? here.

¿Cómo nombras a una idea para hacerla realidad?

La conversación conmigo misma y con otros para dar un nombre a este proyecto fue larga. Sí, yo ya tenía Un Armario Verde, pero para mí el proyecto de la app debía tener un nombre de una sola palabra y una identidad propia. Así el blog y los intercambios son Un Armario Verde y la app y el boletín es Guardarrr.

En castellano “guardar” es un verbo muy bello, significa tanto mantener y cuidar, almacenar cuidadosamente, vigilar y conservar, incluso cumplir y precaverse.

“Guardar” es una descripción de la función principal de la app: una herramienta para introducir y preservar la información sobre nuestras prendas.

“Guardar” forma parte del sinónimo más bello de la palabra “armario”, el sitio donde guardas tu ropa - tu guardarropa. 

“Guardar” es ser guardianes de nuestras pertenencias, es cuidarlas para que nos abriguen y alegren la vida durante mucho tiempo. Es fomentar la conciencia y cambiar nuestras relaciones con los objetos inanimados.

“Guardar” es también ser guardianes en un sentido más amplio, serlo de los ecosistemas, las sociedades y los sistemas económicos que queremos que florezcan. Se trata de aquella muy repetida aspiración de ser el cambio que queremos ver en el mundo.  

Y el “rrr” final es un saludo a las riot grrls y su subcultura creativa, casera y feminista. Guardarrr nace como una básica hoja de cálculo y con el deseo de acercarse a la sostenibilidad textil desde el anticapitalismo y DIY buscando la solución individual más sencilla y accionable frente a una crisis global. 

Sigo con mi búsqueda de pelis que reflejan nuestra relación cotidiana con la moda, la costura y las labores. Ésta semana recomiendo Mrs. 'Arris Goes to Paris (1992, Anthony Pullen Shaw) que habla de la fuerza que tiene la moda para despertar el corazón, los sueños, las ganas de vivir, incluso si aquella belleza luego no encaja del todo en nuestro día a día. Aunque sea irracional, este impulso debe ser reconocido y se merece un espacio en las vidas de la gente que lo siente. Si te cuesta encontrar esta versión noventera de tele, espera un rato, que está a punto de salir una versión nueva de la misma historia: Mrs Harris Goes to Paris (dirigida por Anthony Fabian y está en post-producción).

Cuando marcas que quieren hacerlo bien admiten que sí tienen un modelo más sostenible pero que la gran mayoría pero aquello apenas significa algo ya que aquella gran mayoría lo hacen increiblemente mal: Our Quest for Circularity.

George Monbiot nos recuerda dos ideas muy importantes: (a) cuando el en enfoque de la sostenibilidad se pone en los consumidores, suele ser una distracción de los verdaderos culpables, y (b) los peces y otras criaturas del mar no son ni comida ni mercancía, son animales: Sea Change.

¿Cómo se establecen los precios de las prendas? Elizabeth Suzann tenía un gran artículo sobre el tema pero se ha borrado el blog al cambiar su negocio, pero se puede clickar la sección “Why does this dress cost x?” en la web de Christy Dawn (ya que no es directamente enlazable). La gráfica original de Elizabeth Suzann era ésta:

+ Éste cuadro: Mujer saliendo del psicoanalista (1960) de Remedios Varo (1908-1963).

¡Y hasta aquí por ahora! Esperando que hayas disfrutado leyendo el boletín de esta semana y me encantaría saber qué te ha parecido, ya sea una asociación más con “guardarrr” o cualquier otra cosa que este boletín te haya sugerido… ya sea aquí en los comentarios, en Facebook o Instagram, o por e-mail luize.ratniece [a] gmail .com.

Guardarrr es un boletín semanal bilingüe dedicado a la sostenibilidad y conciencia textil, escrito por Luīze Ratniece, socióloga y activista textil afincada en Barcelona. Guardarrr es tanto una herramienta de reflexión como un canal de crowdfunding para la app que Luīze está desarrollando. Si lees el boletín y te resulta interesante, considera, por favor, pasarte a la versión de pago para financiar este proyecto con la cantidad que equivale un café + bollo al mes. ¡Cada subscripción llena mi corazón con agradecimiento y ayuda a seguir, muchísimas gracias por estar aquí conmigo!