Guardarrr #11

Sentarse a la orilla del mar de las modas

Read the English version of Guardarrr #11: Sitting at the shore of the fashion sea here.

Estoy pensando sobre nuestra necesidad, no, instinto de adornarse, de expresarse a través de lo que envuelve nuestro cuerpo.

He llegado a la edad cuando empiezo a no entender lo que pone la gente joven y también aún recuerdo muy bien - y me estremezco - la ropa que me parecía genial de adolescente. Pero no voy a enumerar ejemplos ni de lo primero ni de lo segundo.

Porque, aunque estremezca o tenga que mirar dos veces para asegurarme que he visto bien a los transeúntes (intentando ser discreta, lo juro), me parece tan gloriosa e importante la libertad de vestir cualquier cosa. E intento ver los movimientos de las modas que se vuelven, se fusionan, se apropian y reapropian de una manera parecida.

En ningún caso pienso en moda como un requisito social rígido cuya transgresión implica un desterro. Yo veo las modas como oportunidades, como olas azarosas que traen ideas que, a lo mejor, hacía décadas que nadie había visto. O no se ha planteado nunca.

Yo no podría vivir con un uniforme estricto. Y la moda entendida como “ni se te ocurra volver a los que se llevaba hace un año” es justo eso. Si todos por ley tendríamos que ir iguales, yo probablemente encabezaría la resistencia clandestina a tal ordenanza dracónica. Pero me gusta observar las mareas de las modas, las mini-modas y las micro-modas.

Sí, muy a menudo sacan a la vista unas cosas que no me resultan agradables. Y está bien. Es un recordatorio de que mi criterio no es universal. 

Pero de vez en cuando aquellas olas azarosas sacan a la superficie ideas - siluetas, materiales, acabados, estampados, combinaciones - por las cuales estoy muy agradecida. Porque yo sí seguiré poniéndomelas durante años.

Justo sobre las interacciones entre las modas, la política y lo individual expresado en ropa hablan las memorias de Tanisha C. FordDressed in Dreams: A Black Girl's Love Letter to the Power of Fashion (2019). Siendo historiadora, Ford también introduce un contexto más amplio a sus memorias personales, pero el libro es sobre todo una reflexión sobre sus experiencias y justo por eso tan interesante. 

Oh, la industria de transporte: El impacto del transporte marítimo + Matar por compasión + Ninety Percent of Everything de Rose George. Mientras lees esto, recuerda que la única alternativa factible pero aún menos sostenible para un transporte global son los aviones… 

Y, parecidamente, los polares reciclados de Patagonia no es la solución: Ropa de plástico no es la solución.

Las cosas más raras que han visto los empleados de las tiendas de donaciones: Thrift Store Workers Share The Weirdest Items They've Found In Donation Bins.

Recientemente me he topado con varias historias de bordar como terapia de arte, como una posibilidad de confesión y de hacer llegar un texto cuando la escritura es inaccesible. ¿Será que trataron textil como menos serio que el papel? ¿Si es una expresión feminizada, no cuenta? Bueno, aquí tenéis varias historias - sobre todo de la época victoriana - sobre bordados y salud mental: Mary Frances Heaton (1801-1878, a), Lorina Bulwer (1838-1912, a, b), Agnes Richter (1844-1918, a) and Elizabeth Parker (a), Juliette Élisa Battle, Myrllen + para una introducción a las realidades de los manicomios victorianos, recomiendo el Capítulo 9 de Stephen Fry's Victorian Secrets.

+ Un clásico proponiendo una visión y unas metas concretas para tu futuro financiero: A Story of a Fuck Off Fund.

¡Y hasta aquí por ahora! Esperando que hayas disfrutado leyendo el boletín de esta semana y me encantaría saber qué te ha parecido, modas o cualquier otra cosa que Guardarrr te haya sugerido… ya sea aquí en los comentarios, en Facebook o Instagram, o por e-mail luize.ratniece [a] gmail .com.

Guardarrr es un boletín semanal bilingüe dedicado a la sostenibilidad y conciencia textil, escrito por Luīze Ratniece, socióloga y activista textil afincada en Barcelona. Guardarrr es tanto una herramienta de reflexión como un canal de crowdfunding para la app que Luīze está desarrollando. Si lees el boletín y te resulta interesante, considera, por favor, pasarte a la versión de pago para financiar este proyecto con la cantidad que equivale un café + bollo al mes. ¡Cada subscripción llena mi corazón con agradecimiento y ayuda a seguir, muchísimas gracias por estar aquí conmigo!