Guardarrr #10

¿De qué hablamos cuando decimos que reciclamos?

Read the English version of Guardarrr #10: No, I don’t think you recycle here.

Esta semana estoy pensando en reciclar. O, más bien, pensando en lo que llamamos reciclar. 

Aunque mi temario para los boletines suele ser algo más filosófico e introspectivo, esta semana - después del live que hicimos con Orden a Tres donde alguien preguntó cómo ordenar lo reciclable - sigo dando vueltas a lo que queremos decir cuando decimos que reciclamos. Y sufro.

Sufro porque yo tengo un gran apego a la idea que las palabras significan lo que formalmente significan, aunque sepa muy bien que ni pscológica- ni sociológicamente es tan sencillo. Pero creo que reciclar ha sido secuestrada por quienes les conviene mucho que lo utilicemos mal. Hay que liberar y restaurar la dignidad de reciclar ya.

Dice la RAE que “reciclar” significa:

1. tr. Someter un material usado a un proceso para que se pueda volver a utilizar.

2. tr. Dar formación complementaria a profesionales o técnicos para que amplíen y pongan al día sus conocimientos.

3. tr. Dar una nueva formación a profesionales o técnicos para que actúen en otra especialidad.

4. tr. Tecnol. Someter repetidamente una materia a un mismo ciclo, para ampliar o incrementar los efectos de este.

Aún poniéndole muchas ganas y disonancia cognitiva, ¿podríamos convencernos que nuestros hogares forman parte del “proceso” cuando “sometemos” nuestra basura al tratamiento del contenedor amarillo? Si te paras un momento para pensarlo, está claro que es una mentira.

(Aquí tienes una canción de la película Un, dos, tres... al escondite inglés que yo tarareo al escuchar la palabra “mentira”.)

Nosotros no reciclamos, nosotros separamos nuestra basura por categorías para aumentar la probabilidad de su reciclaje. Nuestros municipios que tienen la responsabilidad de facilitar soluciones para tal separación y luego gestionar lo recogido, tampoco suelen dedicarse al reciclaje. Lo más probable es que la empresa de gestión de los residuos tenga unos cuantos contratos para vender las diferentes franjas separadas a otras empresas que se dedican al verdadero reciclaje. O tiene contratos con unos cuantos intermediarios que luego tienen contratos con las plantas recicladoras. Es un sistema complejo, global y muy ineficiente que gasta mucha energía para clasificar y transportar a nuestros residuos.

Y lo hace todo aún más complejo el hecho de que cada tipo de residuo - y su cadena de reciclaje - tiene características propias. Mientras uno encuentra una planta que de verdad recicla vidrio con bastante facilidad (no por nada ellos mismos dicen que “los envases de vidrio son la joya de los envases”), los plásticos y textiles causan incluso dramas internacionales, por ejemplo, éste o éste.

Abajo siguen recomendaciones para saber más sobre el tema pero yo te pido que

(1) Dejes de decir que estás reciclando cuando estás separando, 

(2) Dejes de decir que estás reciclando cuando estás reutilizando, 

(3) Corrijas a otras cuando están utilizando “reciclar” para decir algo otro, serán unas conversaciones muy interesantes, créeme.   

El mejor al describir los problemas de la realidad española que yo he encontrado es Alberto Vizcaíno López, su blog y sus libros.

Para entrar en los temas de las cadenas globales - aunque desde una mirada estadounidense - recomiendo los libros de Adam Minter: Junkyard Planet: Travels in the Billion-Dollar Trash Trade (2013) y Secondhand: Travels in the New Global Garage Sale (2019).

Cuándo quieres fruta de temporada pero también te da mucha pena: La historia por detrás de las fresas de Huelva + ¿Dónde se reciclan las cajas de madera de las fresas?

Para nosotros es muy difícil entender la relación que la gente tenía con la adquisición de prendas antes de que llegara la moda rápida. Incluso cuando vemos datos, nos cuesta entender la realidad de entonces tanto por el cambio de actitud que nos separa y por la inflación que ha afectado los precios que salen en los documentos históricos. Aquí tenéis recortes de la prensa estadounidense de los 1930 que pueden ayudar: Living on $18 per Week, 1930s

La obra de la artista argentina Ana María Hernando, preciosa y dedicada a las labores textiles tan feminizadas: Beautiful Billowing Tulle Floods Unexpected Spaces With Feminine Power

Karolina Żebrowska os contará - con una perspectiva histórica - por qué Beauty Standards Are Bullsh*t

+ Éste es mi principal miedo pandémico: Insane after coronavirus? + Long-Haulers Are Redefining COVID-19

¡Y hasta aquí por ahora! Esperando que hayas disfrutado leyendo el boletín de esta semana y me encantaría saber qué te ha parecido, ya sea sobre el reciclaje o cualquier otra cosa que Guardarrr te haya sugerido… ya sea aquí en los comentarios, en Facebook o Instagram, o por e-mail luize.ratniece [a] gmail .com

Guardarrr es un boletín semanal bilingüe dedicado a la sostenibilidad y conciencia textil, escrito por Luīze Ratniece, socióloga y activista textil afincada en Barcelona. Guardarrr es tanto una herramienta de reflexión como un canal de crowdfunding para la app que Luīze está desarrollando. Si lees el boletín y te resulta interesante, considera, por favor, pasarte a la versión de pago para financiar este proyecto con la cantidad que equivale un café + bollo al mes. ¡Cada subscripción llena mi corazón con agradecimiento y ayuda a seguir, muchísimas gracias por estar aquí conmigo!