Guardarrr #1

Y, un día para otro, todo fue pijama

Read the English version of Guardarrr #1: Everything is loungewear now here.

Tanta ropa de la calle se ha convertido en ropa de andar por casa desde marzo de 2020 y se está desgastando.

Yo no había previsto que fuera así. Encontré un pequeño jersey de cachemira en un intercambio de ropa en diciembre 2019. Parecía nuevo y tenía un aire de las sweater girls de los 1940, así que en mi mente fue categorizado como para un look arreglado y algo formal. Sin que fuera una gran sorpresa, resultó ser cachemira de fibras muy cortas - una prenda que hace bolitas ya sólo de mirarla. Es lo que pasa cuando se intenta ampliar el suministro de un recurso finito: sí, es cachemira, pero comparte sólo algunas de las características de sus primos de fibra larga. Bajo condiciones normales habría guardado aquel jersey para ocasiones especiales, dándole un afeitado entre puesta y puesta. Pero no estamos bajo condiciones normales…

Las normas han cambiado. A lo largo del último año, mi misión en cuanto a la ropa ha sido estar cómoda y relajada. Gran parte de esto ha sido estar calentita en un piso sin calefacción y con suelo de baldosa hidráulica, de ahí el uniforme de leggings y capas de lana, a menudo recubierto por una manta.

No sé el momento exacto cuando decidí que no valía la pena guardar el pequeño jersey de cachemira para aquel futuro incierto de ocasiones especiales y formales, pero pasó. Así que he estado poniéndomelo como una prenda más de andar por casa, incluso - el escándalo! - para hacer yoga. Y estoy observando cómo se está desgastando. Ya nunca será aquella prenda nueva y formal.

Y está bien. Es lo que pasa con los tejidos. Responden a la abrasión con bolitas, agujeros, pérdida de forma y pérdida de color. La única manera de prevenir este desgaste es no ponérnosolo. Pero ¿cómo mejoraría mi vida cotidiana pandémica tener un nuevo y precioso jersey de cachemira?

De ahí que estoy a la vez desgastándolo alegremente y aprendiendo a dejar ir. 

Kate Fletcher es la profeta clave de la moda sostenible. Para mí el gran valor de la obra de Fletcher se halla en su enfoque en el uso de la ropa cuando otras autoras inciden, sobre todo, en otras partes del ciclo de vida de una prenda, por ejemplo, la fabricación o el descarte. Y, desde toda su obra, fue el pequeño libro de ensayos autobiográficos - Wild Dress: Clothing and the Natural World (2019, no traducido al castellano) - que me hizo querer pensar y escribir sobre la ropa de otra manera, más personal y sensorial. Aquí estás presenciando este intento.

Los peligros de intentar encarnar nuestra política - tan pura y perfecta, e imposible - en la vida real: La coherencia es una trampa

Un recordatorio de los posibles beneficios al reducir el número de prendas en nuestro armario: Benefits of a Minimalist Wardrobe

Yo quiero una seta - o un huevo - de zurcir. Y, hasta que me tope con una, estoy utilizando la tapa de mi termos para tales fines. De ahí que resiento que aquí hablen en pasado tanto del zurcir como de las herramientas para hacerlo: “The darning mushroom would have been an essential tool in an era when women were constantly repairing worn socks. [...] The mushroom was used to make repairs to clothing, bed linen, etc, a practice that has largely disappeared with the development of modern textiles.”

Un artículo de cómo ciertas cosas pueden no ser tradicionales en el sentido etnográfico pero aún así tener un gran significado cultural (y transportarnos hasta nuestros queridos sólo al tocarlas): Like a Warm Hug From an Angel

+ El síndrome del impostor puede ser una noción útil para conceptualizar las experiencias de una… pero también puede agravar la vivencia en cuestión aún más: Stop Telling Women They Have Imposter Syndrome

¡Y hasta aquí por ahora! Esperando que hayas disfrutado leyendo el boletín de esta semana y me encantaría saber qué te ha parecido, cómo has vivido el año cuando la ropa de andar por casa ha sido más importante que nunca o cualquier otra cosa que Guardarrr te haya sugerido… ya sea aquí en los comentarios, en Facebook o Instagram, o por e-mail luize.ratniece [a] gmail .com

Guardarrr es un boletín semanal bilingüe dedicado a la sostenibilidad y conciencia textil, escrito por Luīze Ratniece, socióloga y activista textil afincada en Barcelona. Guardarrr es tanto una herramienta de reflexión como un canal de crowdfunding para la app que Luīze está desarrollando. Puedes leer más sobre este proyecto aquí y suscribirte aquí.